¿Qué hay detras de un vegetal?

 

Que hay detrás de un vegetal

Cada día crece la preocupación por saber el origen de los alimentos que consumimos, a muchos nos preocupa saber cómo han sido cultivados, con qué tipo de agua han sido regados, si unos son más nutritivos que otros y los más importante, que tan inocuos son.

Pero antes es importante aclarar cómo y qué necesita una planta.  Cualquier tipo de cultivo o planta solo  necesita  dieciocho elementos incluyendo el carbono y el oxígeno, e independientemente del sistema de cultivo,  la planta experimenta los mismos procesos por los cuales se nutre,   1.- los minerales  tienen que estar disueltos en agua para que las raíces los puedan absorber, 2.- la raíz no puede asimilar ninguna sustancia orgánica, 3.- mediante los hojas es posible que metabolice algunas sustancias orgánicas (que tengan carbono) pero no son la base de su nutrición y más bien actúan como mensajeros químicos que alteran algunas de las funciones de las plantas, (por eso son sensibles a los tratamientos de hormonas vegetales como lo citoquininas, auxinas o giberelinas). Finalmente ya sea en un cultivo tradicional, orgánico o hidropónico, la planta se nutre igual. ¿Entonces dónde están las diferencias?

Las grandes diferencias radican en la forma de nutrirla.

En los cultivos en tierra, la planta tiene que desarrollarse con lo que encuentre,  y por un lado si a la tierra le falta calcio, o fierro, será imposible que nuestra planta lo tenga, por el otro lado si en la tierra hay plomo o residuales de pesticidas, la planta absorberá algunas partes por millón de estas sustancias. Estos factores, qué hay o no en la tierra, es casi imposible determinarlos, además tampoco se sabe con qué tipo de agua han sido regados, finalmente estos productos no pueden garantizar la inocuidad biológica ni la inocuidad residual. 

En el cultivo o agricultura orgánica, los productores al menos se comprometen a no usar algunas sustancias que están catalogadas como altamente residuales, a no regar con aguas negras y mejorar la calidad nutricional de la tierra mediante la microbiología del suelo (las bacterias nitrificantes separan el carbono y dejan el nitrógeno y otros minerales en forma de sales para que con el efecto del agua puedan disolverse y estar disponibles para la planta).   La agricultura orgánica pueden garantizar que no le ponen nada nocivo a sus cultivos pero no puede garantizar lo que contiene o no su tierra, y tienen que enfrentar el problema del arrastre de contaminantes por efecto de agua y aire, es decir yo puedo cumplir con cierta norma, pero las malas prácticas de mi vecino  afectaran mi cultivo.  Finalmente tampoco pueden garantizar la inocuidad biológica ni la inocuidad residual, pero tienen un menor riesgo.

El cultivo hidropónico, es el único que literalmente se separa de la tierra, se utiliza un sustrato controlado, lo que proporciona  seguridad y garantiza su inocuidad residual, se controla la calidad del agua, lo que garantiza su inocuidad biológica y con el pleno conocimiento de la planta y de sus fases de crecimiento se le proporciona la cantidad exacta de sales minerales, lo que finalmente representa  un vegetal más completo en sus nutrientes.

Al final de este breve recorrido que seguramente a muchos les parecerá poco menos que terrorista, no es tan grave,  la mayoría de los enlaces de las moléculas residuales (de los pesticidas) así como la inocuidad biológica (acabar con las bacterias nocivas al humano) son sensibles a ciertas temperaturas, es decir la inocuidad biológica y residual se logra con un buen proceso de cocción.

Pero si de comer una ensalada de lechuga se trata, la mejor opción para mí, es la hidropónica.